Cuando los videojuegos innovan (y enseñan) sin querer

  • Martes 14 jun 2016 >
  • por Leonardo Cano
  • 6515 13

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a la muestra “Play The Game” que, tras su paso por Buenos Aires, la Fundación Telefónica inauguró en Mendoza, donde se hace un recorrido por la evolución de los videojuegos a lo largo de los últimos 40 años. Una muestra harto exitosa, de paso: en los 15 días durante los que estuvo abierta al público pasaron más de 10.000 visitantes. Hoy está en la ciudad de San Juan (hasta el viernes 17), y entre el 21 de este mes, y hasta el 1ª de julio estará en la ciudad de San Luis.

Bueno, volviendo al tema: tuve la suerte de poder ir a ver “Play the Game” con mis hijos y mostrarles, con una especie de orgullo nerd, todas las maquinitas en las que su papá había malgastado el tiempo.

¿Malgastado? Esa palabra me hizo ruido.  ¿Cuántas veces nos dijeron a los adolescentes y niños del momento que perdíamos el tiempo, que antes se leía mas, que “juegos eran otros”, y tantas otras frases? Por otra parte, nuestros adultos seguramente nos habrán repetido hasta el cansancio cosas como ésas gracias al “refuerzo” no muy alentador de los profesionales del momento, quienes desconocían completamente el fenómeno de los videojuegos simplemente porque era eso, un fenómeno nuevo.

Los videojuegos han sido una parte importante de nuestra generación, una parte que evidentemente nos marcó y nos dejó una huella imborrable.

¿Quién no recuerda, por ejemplo, momentos jugando al “Solitario” o al “Buscaminas” en las primeras PC, juegos que allá por 1990 estaban en todas las casas que tenían la suerte de tener una computadora personal?

Estos juegos, algo que no muchas personas saben, tenían como misión enseñarnos, de forma transparente y divertida, a manejar el mouse, a ser precisos con esta herramienta nueva, que se volvería fundamental con el correr de los años. También lo hicieron con el “Buscaminas”, que nos daba más precisión en el manejo del ratón y nos enseñaba nuevas funciones como botón derecho e izquierdo.

Es en la relación de los videojuegos y la tecnología donde encuentro una conexión mas allá de la evidente. Algo que podríamos llamar la “pedagogía de los videojuegos”.

Porque lo cierto es que estos juegos nos fueron introduciendo de a poco en las habilidades necesarias para el mundo que se venía. Había que educar a una generación que no sabía nada de nuevas tecnologías y que no tenía referentes con experiencia para enseñarles.

Así, pusieron en todas las casas juegos que hicieron divertido el aprender a usar herramientas complejas, que no nos eran naturales. Como joysticks, cassettes con datos que demoraban siglos en cargar, teclados que se conectaban a la TV y que venían con un librito con códigos, módems con ruidos raros y cables, muchos cables. Innovaron, queriéndolo o no, en una nueva forma de pedagogía masiva y virtual.

Pong, Space Invaders, Mario Bros y otros juegos fueron evolucionando a lo que son hoy, reales obras de diseño que nos sumergen en ambientes virtuales de juegos de deportes, aventuras, habilidades militares, estrategias y quien sabe qué otros mundos fantásticos. Nos ayudaron a  desarrollar habilidades nuevas, que no eran valoradas en el momento ya que ni siquiera existían trabajos que demandaran saber usar una computadora.

Quién sabe si los “gurúes” de la tecnología planificaron a conciencia que los videojuegos se transformaran en algo didáctico que, en definitiva, ayudó a toda una generación a entender, aprender e interesarse en la tecnología y su funcionamiento. Pero lo cierto es que lo lograron, masificando su uso a todos los ámbitos de nuestra vida.

Con lo cual, podemos extraer una -creo yo- interesante conclusión: quizás en este campo se innovó sin tener el objetivo (ni la conciencia) para querer hacerlo. Esos desarrolladores y esos empresarios que incluyeron esos videojuegos en las viejas PC con el objetivo de que aprendiéramos el uso del “novedoso” mouse, generaron un tipo curioso de innovación educativa sin siquiera proponérselo.

Y hoy, en esta época de cambio permanente y constante innovacion, creo que la evolución de los videojuegos  sigue enseñándonos lo que se viene y está muy lejos de parar. Recién se vislumbran los primeros juegos en Realidad Virtual, hologramas y juegos multiplataforma donde nuestros smartphones son parte del juego. Por lo tanto, no sería descabellado pensar que los gurúes de la tecnología de hoy nos siguen enseñando, mediante sus “jueguitos”, lo que se viene.

En definitiva, queriéndolo o no, en estos mismos momentos ya estamos jugando a cómo viviremos en el futuro.



Escribio la nota:

Leonardo Cano

¡Hola! Me llamo Leonardo Cano. Trabajo como ejecutivo de cuentas en Telefónica Negocios hace algunos años, integro el programa "Alfiles de la Innovación" (cuarta generación) y, además, soy miembro del Programa Voluntarios de la Fundación Telefónica. Vivo en la ciudad de Mendoza, aunque nací en General Alvear. Vine a estudiar Psicología y nunca me fui. Soy casado y tengo dos hijos: Luana, de 5 años y Joaquín de uno y medio. No soy hincha de ningún club de fútbol: me gustan y apasionan otro tipo de deportes, como el kitesurf, por lo que estoy siempre mirando si corre viento para ir a navegar. Me gusta leer, investigar y aprender cosas nuevas. Bienvenido a Planeta Telefónica.
13
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

13 pensamientos sobre “Cuando los videojuegos innovan (y enseñan) sin querer”

  1. Excelente nota Leo! ! Felicitaciones!! Como no recordar mi primer Family Game con Mario Bross…me enseñó a no darme x vencida..a desafiar al sistema!! Besos

  2. Interesante reflexión, Leo!
    Vaya uno a saber qué cosas estaremos aprendiendo sin saberlo, o para qué nos estamos entrenando ahora, que aún no se inventó…
    La muestra Play the Game, excelente!!

  3. Pingback: Portal +Cerca
  4. Muy buena nota.
    Coincido en que mis viejos pensaban eso, ahora la veo a mi mamá con los juegos de face :) jajajaja y obviamente le digo lo mismo que ella me decía.
    A mi entender los juegos son una parte fundamental de la evolución y el abrir la mente pero como en todo el exceso no es bueno… si me he pasado horas intentando hacer una buena estrategia con el Age of Empires por eso, ahora en mi función de padre, dejo e incentivo que mis hijos jueguen con smartphone y juegos de PC pero también busco que lo hagan con autos, muñecas, disfraces, soldaditos, etc.
    Nuestra generación tiene la experiencia de los juegos clásicos con amigos (escondidas, mancha, futbol en la plaza, etc) juegos mas personales o menos multitudinarios como autos, soldaditos y los video juegos que nos encerraban horas y horas… toda esta experiencia se debe aprovechar y en el mix transmitir lo mejor a las nuevas generaciones.

  5. Por supuesto que enseñan. Muchos de ellos enseñan a programar, lo veo a diario con mis hijos. Muy buena nota!! me la llevo a twitter.

  6. Me enseñaron en su momento y hoy me siguen enseñando!! Gracias por esta nota.. ahora se que nunca fue perdida de tiempo las tardes frente al Family 😉

  7. Excelente Nota Leoooo!!!!!!!!
    Que recuerdos de la hora de la leche jugando al family game con mis hermanos….. luego nintendo…. ahora más grandes viendo a nuestros hijos con la play, wi…. xbox…. que increíble…. y que desafío para nosotros padres incentivar la lectura y crear los espacios para que los juegos tradicionales no se pierdan en el olvido.
    BESOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir

Notas relacionadas