Breve guía para aprovechar Internet sin correr riesgos

  • Viernes 24 feb 2017 >
  • por Equipo de Tendencias Digitales
  • 1102 0

Internet está presente en casi todos los ámbitos de nuestra vida. Accedemos, incluso, sin darnos cuenta. Y es así como muchas los dispositivos, nuestra identidad, nuestros datos personales, fotos y videos, corren el riesgo de quedar expuestos. El pishing, estafas online, acceso fraudulento a cuentas y violación a la privacidad, son algunos de los cyberdelitos más comunes de los que somos víctimas.

A continuación, cinco consejos para aprovechar al máximo el WiFi sin poner en peligro la información sensible que hay en nuestros dispositivos o que se generan cuando navegamos por Internet.

 

1. La famosa “ventana incógnita”

Cada sitio al que accedamos o las búsquedas que realicemos, queda almacenado ya sea en nuestro historial de navegación. A esta información pueden acceder otros sitios para, por ejemplo, vendernos un pasaje luego de que hayamos buscado en Google “pasajes al Caribe”. La solución a esto es muy simple: usar el navegador en “modo  incógnito”. Esta herramienta nos asegura que nuestros datos no se guarden. Para usarlo, tenés que abrir el navegador y apretar “Ctrl+Shift+N”

Por otro lado, también conveniente no guardar contraseñas, borrar el historial y eliminar las “cookies“.

 

2. Contraseñas “verdes”

La contraseña es la herramienta más útil para proteger nuestros datos en internet. En este sentido, no es recomendable utilizar la misma clave para más de una cuenta. Tampoco debe ser fácil o predecible (como fechas de cumpleaños o la dirección de casa).  De hecho, lo mejor es cambiarlas frecuentemente.

Para que la contraseña sea “verde” -es decir, segura-,  deben tener, al menos, ocho caracteres y tendrá mayor seguridad si incluyen mayúsculas y números. De ser posible, es bueno usar dos sistemas de validación como los códigos o el permiso desde otra cuenta.

 

3. Cuidado con el wifi público

Siempre estamos a la espera de cazar “redes abiertas”, pero puede ser un error fatal. Si de todos modos queremos -o necesitamos- utilizar este tipo de redes, lo mejor es no realizar compras, trámites bancarios o intercambiar información privada.

El mayor problema las redes públicas de wifi es que no cifran la información que trasmiten.

 

4. Estafas, “phishing” y otros riesgos

Las redes sociales y las casillas de correos electrónicos son los sitios favoritos que eligen los hackers para acceder a información personal o bancaria. Es común que se instalen virus para poder clonar o controlar los movimientos de nuestra computadora o smartphone.

No es aconsejable abrir, agregar ni contestar mensajes de contactos desconocidos. Tampoco abrir links extraños. Y mucho menos responder ante el pedido de información privada o financiera ya sea que parezca provenir de una empresa a la que estamos asociados o un banco.

Por último, es aconsejable usar mensajes cifrados siempre que se pueda.

 

5. El candado en la barra de navegación

Antes de hacer cualquier trámite online, es importante verificar que la página que estamos usando es segura.

Para comprobarlo hay dos sencillos caminos: la dirección de la de la página comienza con “https” -la ‘s’ es que respeta un protocolo de seguridad-; o bien si, aparece el ícono de un candado cerrado en el lado izquierdo de la barra de navegación.



Escribio la nota:

Equipo de Tendencias Digitales

Somos el equipo de producción de contenidos de Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales. Hoy, integrado en Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir