Internet de las Cosas: innovaciones que mejorarán la vida en las grandes ciudades

  • Viernes 8 abr 2016 >
  • por Equipo de Tendencias Digitales
  • 13459 0

¿Una aplicación que le indique dónde hay un lugar libre para estacionar el auto en pleno centro? ¿O una solución que te diga cuánto tiempo más deberás esperar el colectivo en la parada? ¿Y un cepillo que te avise cuando tus hijos se lavaron los dientes y te alerte cuando no lo hicieron?

El concepto de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) ya viene circulando hace más de una década (y no es la primera vez que lo comentamos aquí). Sin embargo, según vaticinan muchos, 2016 será su año por excelencia.

Para los que aún no están muy inmersos en el tema (que dominó en las últimas ferias tecnológicas más importantes del mundo, como el CES, de Las Vegas, y el Mobile World Congress, de Barcelona)  el IoT hace referencia a un ecosistema de aparatos de uso cotidiano, que se conectan en una “nube” propia, intercambian información para actuar y se controlan desde un smartphone o laptop.

Sus empleos pueden ser casi infinitos: desde una heladera que avisa cuándo venció la leche hasta una cafetera que se enciende cuando el automóvil de los dueños está cerca y les prepara un café apenas llegan.

Pero, más allá del uso doméstico e individual, ¿cómo podrá IoT mejorar la vida de las grandes ciudades? ¿Es posible construir ciudades 100% sustentables e inteligentes (smartcities)?

Casi sin darnos cuenta, ya hemos incorporado aplicaciones que agilizan la vida en la urbe. Las apps que nos informan si hay bicicletas disponibles en las estaciones son sólo un ejemplo. Sistemas de navegación GPS (como Waze) también nos brindan datos en tiempo real sobre el tráfico, accidentes y congestionamientos en la gran ciudad.

Para evitar embotellamientos y agilizar el tránsito en horas pico, en varios lugares del mundo los semáforos tradicionales fueron reemplazados por versiones inteligentes que, mediante sensores, dan prioridad a los vehículos que llevan mayor retraso.  En Dinamarca, por ejemplo, ya se implementaron señales de tránsito que, guiadas por las conductas de los automovilistas, indican tiempos de demora y sugieren caminos más rápidos.

Sin embargo, además del tránsito, las grandes ciudades enfrentan otras graves problemáticas. Según la ONU, para 2050 dos de cada tres personas vivirán en la ciudad por lo que, sostienen, los gobiernos del mundo deberán tomar medidas drásticas para que el crecimiento económico y demográfico sea sustentable y no tenga un impacto social y medioambiental desfavorable.

Y en esta misión, las IoT pueden tener un rol clave:

-Eficiencia energética: Varias ciudades del mundo ya han reducido la demanda energética total mediante la implementación de un alumbrado público inteligente, sistema que programa el encendido y apagado de luces y ajusta los niveles de iluminación de acuerdo a la demanda. Oslo disminuyó su consumo en un 62% gracias a esta solución. 

– Gestión de residuos: La basura es otro de los mayores problemas que deben afrontar las ciudades. Shangai mejoró su manejo de residuos con una solución IoT que le permite estimar el peso, volumen, temperatura, tipo de residuos y nivel de líquidos en el interior de cada contenedor. Además cuentan con alertas que detectan desechos potencialmente peligrosos para las plantas de incineración. También hay sistemas que alertan a los camiones recolectores dónde hay contenedores llenos. El objetivo de esta solución es evitar la pérdida de tiempo y recursos (actualmente, los camiones deben cumplir un recorrido fijo y vaciar contenedores, ya sea que estén llenos o vacíos) y además, disminuir el consumo de combustible, gases y congestiones de tráfico.

– Demanda sanitaria: Ante el crecimiento demográfico, escuelas y hospitales deben estar preparados para no colapsar. Con este fin, ya se están desarrollando en España sistemas para reducir los tiempos de espera en los centros de salud, optimizar los gastos hospitalarios y mejorar la asistencia remota de pacientes aprovechando el potencial de IoT.

– Desperdicios de alimentos: Según un estudio de la FAO, una tercera parte de la producción mundial de alimentos se desperdicia. Internet de las Cosas ofrece grandes posibilidades en el ámbito de la trazabilidad del productor a la mesa del consumidor, permitiendo reducir el tiempo de almacenamiento y de tránsito de los productos. Esto además, tendrá implicancia en las góndolas, donde los alimentos no deberán ser retirados tan rápido por haber vencido. Además, las etiquetas inteligentes le brindarán al usuario mayor información sobre el producto.

-Desastres naturales: Si bien no es posible (¿aún?) evitar que ocurran terremotos, huracanes, erupciones volcánicas o inundaciones, sí es posible preverlas con anticipación para reducir al máximo las muertes y daños materiales. Ya existen en el mundo sistemas con sensores ambientales que permite a la gente de la ciudad seguir una serie de variables como niveles de un río, temperatura e incluso niveles de monóxido y dióxido de carbono en el aire.

Foto: Shutterstock



Escribio la nota:

Equipo de Tendencias Digitales

Somos el equipo de producción de contenidos de Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales. Hoy, integrado en Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir