La Bolsa en los tiempos del Big Data

  • Viernes 18 sep 2015 >
  • por Alejandro Marticorena
  • 8529 0

Otra vez con Big Data. Y es que, aunque aún no terminemos de darnos cuenta, supone un cambio de paradigma que es capaz de impactar en muchas áreas de la vida cotidiana.

Hoy es el turno de un área bastante específica, como es  la capacidad del Big Data de democratizar el acceso a la información confiable a la hora de hacer operaciones bursátiles.

No es un secreto que el ahorrista medio le tiene cierta desconfianza a la Bolsa de Valores. Percibida como un ámbito hermético, difícil de comprender y sobre todo riesgoso, el pequeño inversor se ha mantenido tradicionalmente lejos de este espacio, destinado fundamentalmente a los grandes expertos.

Sin embargo, tras el estallido de la crisis de 2008, cuando la confianza en el sistema financiero tradicional estaba en su punto más bajo, emprendedores en finanzas, negocios y tecnología pusieron en el mercado soluciones innovadoras enfocadas a atender a un público nuevo, más exigente y más informado, y surgieron así los emprendedores Fintech.

Un rubro complejo

La estructura fundamental de una Bolsa de Valores está basada en la inclusión de un segmento heterogéneo de inversores con diferentes estrategias, experiencias, capacidades de inversión y objetivos.

Los mercados financieros no son ni ciento por ciento eficientes ni ciento por ciento caóticos como muchos creen. Pero cada vez hay más herramientas que permiten entender de forma precisa la complejidad de sus fluctuaciones, ya que cada Bolsa de Valores cuenta con un componente de azar y de sistematicidad diferente, propio de cada región.

Analizar las tendencias y fluctuaciones de los mercados financieros siempre ha sido una tarea compleja, que se ha profesionalizado al punto de conformarse por grupos multidisciplinarios que incluyen las más variopintas profesiones, desde especialistas en física, matemática, computación, finanzas, estadísticas y todas las ciencias duras que podamos enumerar.

Hoy por hoy, la dificultad no está solamente en poder predecir el precio de un instrumento financiero, sino en la correcta interpretación del gran caudal de datos que se genera segundo a segundo; y cómo estos datos se generan, se procesan con la máxima eficiencia y rapidez posible. Ahí radica el diferencial de competitividad que todos buscan.

Fintech: ¿la esperanza de los pequeños ahorristas?

El desafío de estos nuevos proxys radica en entender los métodos analíticos que se deben aplicar para excluir el 99% de toda esa información que resulta innecesaria para nuestro negocio. El objetivo sería lograr descubrir cuál es ese 1% de toda la información online que tendrá el mismo valor que tienen para un banco los datos de los que se sirve para ofrecer sus servicios.

Los grandes fondos de inversión y las compañías de finanzas ya han asimilado y reconocido la ventaja competitiva que estos complejos modelos algorítmicos representan a la hora de tomar decisiones en un mercado cada vez más competitivo.

Por supuesto que no hay, ni probablemente habrá una forma libre de fallos a la hora de tomar decisiones de inversión, pero utilizar información basada en predicciones de Big Data ayuda a invertir convirtiendo el riesgo en un factor minimizando el azar.

La entrada de nuevos jugadores en el tablero de la finanzas, la tecnología  y la web 2.0 como herramienta masiva de difusión y distribución de productos ha permitido la entrada en la partida de nuevos intermediarios, que con unos requerimientos de capital muy inferiores han sabido aprovechar el momento para encontrar nichos de mercado en los que competir con la banca comercial: estamos hablando de las Fintech.

¿Serán las herramientas de Big Data un democratizador a la hora de animarse a invertir en la Bolsa? ¿Llegarán los pequeños ahorristas a contar con información confiable como las grandes compañías de inversión? En esta época donde los cambios se dan más rápido de lo que nadie espera, estas pueden ser herramientas que lleven a los ahorristas a confiar en las Bolsas regionales y así ayudar a capitalizar a las compañías que son el sostén productivo de un país.

El sector financiero se está revolucionado y tratando de adaptarse: nuevos consumidores, clientes mejor informados y más exigentes, más tecnología, más intermediarios y más especializados. En definitiva, mayor exigencia y mayor competencia, como nunca antes habíamos visto.

Imagen: @petrick by license  Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)



Escribio la nota:

Alejandro Marticorena

Administrador de Planeta Telefónica y Editor de Tendencias Digitales
Hola. Trabajo en la Gerencia de Comunicaciones Externas de Telefónica de Argentina, soy administrador de Planeta Telefónica, y desde 2007 edito Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en el país. En Planeta Telefónica hablamos de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones , innovación, y las tecnologías que moldearán la vida de las personas en un futuro inmediato. Además, comentamos las iniciativas comerciales e institucionales de la compañía, aquí y en el mundo. Si querés saber más sobre mi trayectoria profesional, te invito a ver mi perfil en LinkedIn. Me gusta escribir, reír y trabajar con un buen clima laboral. Tengo un hijo de 18 años, soy actor amateur y me apasiona la aviación. Bienvenido a Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir