Desde el más allá: la tecnología y sus intentos por hacer “vivir” a los muertos

  • Miércoles 7 jun 2017 >
  • por Equipo de Tendencias Digitales
  • 3034 0

Todo en la vida tiene solución, menos la muerte”. Y así es. Ni el increíble desarrollo tecnológico, ni los impensados avances en medicina han logrado evitar que, tarde o temprano, todos terminemos en el mismo lugar.

¿Cómo escaparle a la muerte y lograr la vida eterna? ¿Cómo retener por siempre a un ser querido? Eso, hasta el momento, es imposible. Sin embargo, el mundo digital se ha transformado en una suerte de médium virtual, que nos permite “comunicarnos” (o al menos, recordar) a los muertos de otra manera.

“La tecnología no sólo ha transformado nuestra relación con la vida: también ha modificado nuestra relación con la muerte o al menos con los muertos”, escribió hace un tiempo Yamil Santoro en la nota Confirmado: existe la vida después de la muerte.

¿O, acaso, no es posible escribirle un mail a una persona fallecida? ¿Qué pasa con los perfiles de redes sociales de los muertos, que se transforman en un espacio digital donde sus familiares y amigos suelen dejar mensajes de despedida, compartir fotos y recuerdos? Facebook, por ejemplo, permite que cualquier persona (reuniendo ciertos requisitos y adjuntando una prueba de fallecimiento) solicite la conversión de un perfil en una “cuenta conmemorativa”.

Aunque parezca mentira, hemos hablado de esto hace ya tres años, en una auténtica saga de tres posts en el viejo “Tendencias Digitales” que comienza con el sugestivo título de “Eterni.me, o cómo volver de la muerte en las redes sociales“. El tema, como se ve, no es nuevo.

 

Cementerios 2.0

Tomando de base esta idea, Milan Zorman, profesor de la Facultad de Electrotécnica e Informática de Maribor, en Eslovenia, creó “iTernal” una lápida virtual que se instala en la tumba. Consiste en una pantalla de cristal irrompible, en la que se muestran fotos y videos del difunto, datos de su vida y hasta una playlist con su música favorita.

“De niños mirábamos los años inscriptos en las lápidas y contábamos la edad de los difuntos al morir. Ahora, estos monumentos pueden ofrecer una inmensidad de datos. Las posibilidades son prácticamente infinitas”, dice el creador de iTernal, esta propuesta para mantener vivo el recuerdo de los seres queridos.

Discursos grabados por el fallecido, mensajes de despedidas de sus dolientes, citas religiosas y literarias, cartas, datos sobre su vida u obras, canciones. No hay límite y “es posible meter todo lo que puede ponerse en un ordenador“, resume Zorman.

A modo de prueba, ya se instaló una de estas lápidas virtuales en una tumba falsa del cementerio Pobrezje: la misma se activa cuando alguien se acerca y demostró que es resistente al calor, la lluvia y a hackeos.

El precio: 3000 euros. O una excusa más para seguir llorando.

 

Nuestra versión digital

Cuando pasamos al “otro mundo” dejamos infinidad de datos digitales sobre nosotros, una suerte de huella por el mundo virtual . Ya no sólo fotografías o videos en Facebook, Instagram, Twitter. También emails, chats, audios de WhatsApp… en fin, información que recuerda no sólo cómo lucíamos físicamente, sino también nuestra forma de escribir, nuestro tono de voz, nuestra forma de reírnos, nuestra manera de responder cuando estábamos enojados, contentos o tristes.

Quienes vieron la serie Black Mirror recordarán el episodio “Ahora mismo vuelvo”, donde una mujer desesperada por la muerte de su marido, decide “comprar” un clon del fallecido (fabricado en base a los datos virtuales que dejó durante su vida) y convivir con él.

Bastante de eso tiene Eterni.me, otro proyecto que, además de lucrar con la desesperación y tristeza de la gente, propone crear un avatar a imagen y semejanza del fallecido: es de lo que hablábamos hace tres años. El programa recolecta pensamientos, historias y recorridos por redes sociales para generar, mediante Inteligencia Artificial, un “yo virtual” capaz de vivir por siempre, transmitiéndole a futuras generaciones pensamientos, sentimientos y recuerdos.

El avatar no sólo tendrá el mismo aspecto físico del muerto sino que emulará su personalidad e interactuará con su familia y amigos por siempre.

Según afirman sus creadores, el objetivo del sitio –que ya cuenta con más de 36.500 inscriptos- es terminar con el miedo de “no existir más”, de ser olvidado.

Para algunos sólo un negocio escalofriante y morboso. Para otros, la posibilidad de retener a los seres queridos por siempre.



Escribio la nota:

Equipo de Tendencias Digitales

Somos el equipo de producción de contenidos de Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales. Hoy, integrado en Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir

Notas relacionadas