No todo es Bitcoin: el fenómeno de las monedas virtuales

  • Martes 10 oct 2017 >
  • por Equipo de Tendencias Digitales
  • 101 0

Incluso hasta el más distraído y desinformado escuchó alguna vez hablar del Bitcoin, la criptomoneda basada en la tecnología blockchain (cadena de bloques), que puede ser enviada por vía electrónica de un usuario a otro en cualquier parte del mundo y que no es gestionada por ninguna persona o empresa.

Sin embargo, no es la única moneda virtual que existe. De hecho, si uno se pone a buscar en los sitios especializados de cotización se pueden ver listados de 600 o 700 altcoins, como suele denominarse a las unidades “alternativas”.

El fenómeno se está haciendo cada vez más popular y prometedor: para el canadiense Don Tapscott, una de las mentes más influyentes de la era digital, el blockchain revolucionará la política, los negocios y las finanzas del futuro.

“Se trata de una tecnología crucial para construir todo el nuevo mundo y usarla de forma efectiva en compañías, en la economía real -aseguró en una entrevista con la agencia EFE-. Es la segunda era de Internet”.

“Hasta ahora, manejamos nuestros valores a través de grandes intermediarios: bancos, compañías de tarjetas de crédito, gobiernos, compañías de redes sociales. Y ellos son capaces de confiar los unos en los otros. El blockchain es una nueva plataforma en la que los usuarios podemos confiar los unos en los otros sin ellos, sin las instituciones intermediarias”, agregó.

Lo que es cierto es que los países de todo el mundo están mirando este fenómeno con atención. Estonia quiere lanzar su propia criptomoneda y Japón ya lo hizo e intenta incentivar su uso mediante exenciones impositivas. En la vereda de enfrente, China prohibió cualquier tipo de criptomoneda.

Las favoritas de los ciberdelincuentes

La contracara de Bitcoin es que, al estar basada en el anonimato, facilita la economía informal, el lavado de dinero y los ciberdelitos. Por ejemplo, cuando fue el incidente con el virus Wannacry, que afectó en agosto a miles de computadoras en 150 países, los hackers pedían pagos con esta moneda virtual.

Pero, como varios gobiernos del mundo han empezado a tomar algunas medidas para evitar este tipo de rescates y extorsiones, muchos criminales comenzaron a volcarse a otras monedas virtuales mucho más privadas, como Monero, que permiten ocultar por completo identidades y transacciones.

Esta criptomoneda nació en abril de 2014 y, a diferencia del resto, no está basada en el código del bitcoin. Los fondos que recibimos o generamos con Monero no están en la dirección de la cartera digital que le damos a otros usuarios: en lugar de eso, cada vez que recibimos un pago esos XMR acaban en una dirección desvinculada de todo y que se genera con números aleatorios. Si decidimos gastar los fondos en esa dirección única, esa cantidad se dividirá o descompondrá en distintas partes y los componentes serán indistinguibles de salidas de idéntica cantidad en la cadena de bloques.

En esas transacciones se usa un anillo de firmas, que permite demostrar que el firmante pertenece al grupo, pero no permite “mapear” e identificar a quien firma esa transacción validándola.

monero

Compatible con el peso argentino

Nuestro país ya cuenta con una moneda digital complementaria del peso argentino. Freemoni es la primera tecnología de estas características no sólo en el país, sino en toda la región.

Con ella, cada comercio o marca podrá emitir su propia moneda a través de la lectura de códigos QR, ayudándola, entre otras cosas, a fidelizar clientes.

“Freemoni está enfocada en el desarrollo de un modelo comercial más equitativo y beneficioso para toda la sociedad; utilizando tecnología de punta como puerta de acceso hacia la masividad y el éxito”, explicó el CEO y Fundador, Sebastián Torres Gómez Omil, durante el lanzamiento del producto.

Y continuó: “Es el resultado de tres años de investigación científica, en los campos social, económico y tecnológico, enfocada en el desarrollo de un modelo comercial más equitativo y beneficioso para toda la sociedad. Responde a la necesidad de establecer puentes más sólidos y relaciones económicas más equilibradas entre los distintos estratos socio-económicos, creando una comunidad virtual en la que todos resultan beneficiados”.

Esta moneda virtual opera bajo tres reglas sencillas: se otorgan a los clientes como recompensa por sus compras (cada marca o comercio escoge el porcentaje de la compra con el que quiere recompensar a sus clientes), como pago en futuras compras (sólo se puede gastar en el mismo comercio o marca en el que se los obtuvo) y cada Freemoni equivale a un peso argentino.

Los beneficios son cruzados. Al comerciante, le representa un importante salto tecnológico con una mínima inversión y una cuota mensual “simbólica”. También abaratar costos de marketing, ya que la aplicación les permite desarrollar sus propias estrategias comerciales y publicitarias.

El consumidor, por otro lado, recibe beneficios, tiene dinero digital (sin limitaciones ni vencimientos) y aumenta su poder adquisitivo, convirtiéndose en un consumidor inteligente que planea sus consumos y elige lugares y oportunidades que más le convengan. Además, no es necesario que tengan tarjeta de crédito o cuenta bancaria.

¿Moda o revolución?

Mientras algunos las ven como una amenaza y una burbuja financiera, otros aseguran que se trata del futuro de la economía mundial.

Impulsadas por la simplificación de los métodos de compra que usan estas tecnologías, pronostican que representarán el 10% del volumen diario de comercio en sólo 10 años. Esto equivale a alrededor de 500.000 millones de dólares.

Por otro lado, muchos bancos e instituciones financieras ya las están aceptando, como el Saxo Bank o el Falcon Private Bank, que recientemente incluyeron al Bitcoin en sus plataformas de negociación.

Revolución o moda, lo cierto es que no podemos obviar este fenómeno.



Escribio la nota:

Equipo de Tendencias Digitales

Somos el equipo de producción de contenidos de Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales. Hoy, integrado en Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir

Notas relacionadas