¿Robots humanizados o humanos robotizados?

  • Lunes 29 may 2017 >
  • por Equipo de Tendencias Digitales
  • 721 0

Si nos ponemos a fantasear cómo será en un futuro la relación entre humanos y robots, siempre caemos en lo mismo. Imaginamos un mundo con máquinas cada vez más parecidas al hombre, capaces no sólo de realizar nuestras tareas, sino también de relacionarse con nosotros de igual a igual, de cuidar a nuestros hijos y hasta de sentir dolor. Imaginamos un mundo en el que convivamos con robots de un parecido físico al ser humano tan sorprendente que será difícil diferenciar unos de otros.

Aquellos más influenciados por el cine y la literatura de ciencia ficción, tal vez puedan llegar a vaticinar una sociedad dominada por las máquinas: la película “Yo, robot” y la saga de “The Matrix” serían apenas un par de ejemplos de muchas historias basadas en el argumento de máquinas tomando el control de nuestras vidas.

Pero aquella frase de que la realidad siempre supera a la ficción viene como anillo al dedo para este tema. Porque no sólo debemos esperar un mundo con robots cada vez más humanizados (de hecho, ya está sucediendo), sino también prepararnos para el rumbo inverso: convertirnos nosotros mismos en seres cada vez más robotizados.

 

Elon Musk y su esfuerzo por hackear el cuerpo humano

musk

El fundador de Tesla y de SpaceX, anunció hace unas semanas que creó Neuralink, una nueva empresa con la que quiere integrar la inteligencia artificial y el cerebro humano.

Elon Musk lo presentó como una “actualización necesaria” para que las personas no nos quedemos excluidos y podamos seguir siendo útiles en el futuro. “En cuatro o cinco años seremos ciborgs”, dijo.

Con el tiempo creo que veremos una convergencia entre la inteligencia biológica y la digital”, explicó. Su objetivo es  potenciar las capacidades cognitivas humanas a través de la inteligencia artificial  para, convertirnos en una suerte de “superhumanos”. De esta forma, se podrían potenciar capacidades del hombre y evitar enfermedades.

¿Cómo lo logrará? Su idea es agregar una “capa” de inteligencia artificial a nuestra propia inteligencia, implantando unos pequeños electrodos en el cerebro que podrían, en un futuro, llegar a descargar nuestros pensamientos.

De esta manera, espera lograr una especie de simbiosis con las máquinas.

 

No es el único

El emprendedor Brian Johnson es el fundador de Kernel, una startup especializada en neurociencia que tiene un propósito similar: extender las funciones de los dispositivos tecnológicos en nuestros cerebros.

Con una inversión de US$ 100 millones, la investigación que lidera está centrada en cómo evitar el deterioro cognitivo asociado a la edad y mejorar nuestras habilidades naturales.

La esperanza de vida se ha duplicado en el último siglo. Las innovaciones científicas y tecnológicas nos han dado la oportunidad de luchar contra enfermedades e, incluso, contra la muerte. Estamos trabajando para mantener tu vitalidad y liberar tu potencial atrapado con la herramienta más poderosa que tenemos: el cerebro”, explican en su sitio web.

 

Escribir con la mente, escuchar con la piel y aprender en segundos

Facebook es otra de las empresas de Silicon Valley que está trabajando en la unión entre la inteligencia humana y la artificial. Esta semana, anunció que está trabajando en una tecnología que permita a los usuarios escribir sus pensamientos sin necesidad de un teclado, mediante el uso de ondas cerebrales.

En resumen, “se trata de la posibilidad de poder enviarle un mensaje a un amigo sin necesidad de tener que sacar el smartphone del bolsillo“, explicó la experta de la compañía Regina Dugan, en una conferencia de prensa en California.

El objetivo es llegar a las 100 palabras por minuto. Claro que habrá que esperar unos cuantos años más para ponerlo en práctica.

Si bien hay tecnologías similares que ya son usadas por personas con parálisis, en este caso están tratando de desarrollar una forma de alcanzar el mismo resultado de forma menos invasiva. Es decir, poder escribir con la mente pero sin la necesidad de usar vinchas o implantes.

Para que pueda ser de uso masivo, habrá que alcanzar sensores altamente sensibles en la superficie de la cabeza que controlen la actividad cerebral “cientos de miles de veces por segundo al milímetro“. “Esta tecnología aún no existe. Tenemos que inventarla“, explicó Dugan.

Otro de los proyectos de la división de innovación “Edificio 8” de Facebook, es la posibilidad de “oír” con la piel. La experta mostró un video en el que una mujer que podía reconocer palabras en base a vibraciones de un aparato en el brazo.

Aprender un idioma o a manejar no nos llevará más que algunos minutos en un futuro no muy lejano. En vez de pasarnos horas y horas leyendo o practicando, solo tendremos que “descargar” nuevos conocimientos en nuestro cerebro. En esto están trabajando los científicos de HLR Laboratories, en California.

 

¿Gran Hermano belga?

Una empresa belga fue noticia hace unos días, cuando se conoció que les implanta microchips a sus empleados bajo la piel. Aunque sus directivos aseguran que la finalidad no es controlar a sus trabajadores, la medida generó polémica.

Desde la compañía, aseguran que “es solo una manera más fácil de abrir las puertas del edificio o acceder a la computadora”.

¿Está dispuesto, usted que acaba de leer  esta nota, a funcionar como una máquina? ¿Dejaría que le “programen” el cerebro o que le “instalen” un chip en su cuerpo? ¿Nos terminaremos pareciendo más a un robot que ellos a nosotros?

Foto:  Shutterstock



Escribio la nota:

Equipo de Tendencias Digitales

Somos el equipo de producción de contenidos de Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales. Hoy, integrado en Planeta Telefónica.
0
Dejá tu comentario
400 Caracteres máximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Compartir