Publicado por Alejandro Marticorena el 28 Agosto, 2015

Quizás uno de los sectores que viene algunos pasos atrás en lo referente a capacitación, manejo y aprovechamiento de las nuevas tecnologías sea el de la educación.

Si bien seguramente hay excepciones, el panorama general suele ser ése. Por ese motivo es muy útil la iniciativa que acaba de lanzar la Fundación Telefónica en la Argentina: alcanzó un acuerdo con Samsung para capacitar a docentes innovación educativa.

En efecto: en el marco de su programa educativo, la Fundación Telefónica realizará talleres de innovación educativa gratuitos, para capacitar a los docentes en el uso de las tecnologías interactivas, facilitar nuevas experiencias y profundizar los conocimientos en quienes ya la utilicen.

Así, los talleres se denominan “Ciencia Ciudadana Interactiva”, “Lectura y Escritura Digital”, “Sociales sin sanata”, y “Minecraft para enseñar”, en lo que constituye una interesante alternativa pedagógica, ya que ese popular juego, conocido por la mayoría de los niños de hoy, será utilizado con una innovadora vertiente pedagógica.

El acuerdo con Samsung

Como fruto del acuerdo, quedó inaugurada un aula “Smart School” en el Espacio Fundación Telefónica, de Arenales 1540 (Buenos Aires), donde se dictarán gratis los mencionados talleres, con foco en la creatividad y la inclusión tecnológica en el aula.

Del acto de inauguración participaron Sang Jik Lee, presidente de Samsung Argentina, y Cynthia Giolito, gerente de Ciudadanía Corporativa de la misma compañía.

Por Telefónica asistió José Luis Rodríguez Zarco, director general de Relaciones Institucionales, Comunicación e Imagen Corporativa del Grupo Telefónica; y Agustina Catone, directora de la Fundación Telefónica en la Argentina.

Durante el acto, Catone sostuvo que “desde Fundación Telefónica promovemos que los docentes conozcan nuevas formas de enseñar y aprender en el aula y, en este sentido, el acuerdo con Samsung, constituye una gran oportunidad de acercamiento a la comunidad educativa”.

Por su parte, Cynthia Giolito dijo que “en Samsung creemos que un ambiente de aprendizaje creativo es importante para estimular a los estudiantes y que al mismo tiempo, favorecen la calidad pedagógica. La escuela que imagina Samsung es el reflejo de una clase en la que estos elementos permitan a docentes y estudiantes enseñar y aprender, compartiendo sus pantallas y aprendiendo de modo interactivo, con mejor desempeño del docente, y mayor motivación y retención de los alumnos”.

Los talleres

Durante lo que resta de 2015 se dictarán cuatro talleres de carácter presencial, diseñados exclusivamente para su implementación en la Fundación Telefónica por el Laboratorio de Tecnologías del Aprendizaje perteneciente a la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, en donde se utilizará la tecnología donada por Samsung y dispositivos propios de la Fundación Telefónica para profundizar sobre distintas temáticas de la currícula escolar.

El taller de “Ciencia Ciudadana Interactiva” (será el primero, y comienza el 2 de septiembre próximo) analizará el concepto de “ciencia ciudadana” mediante diferentes ejemplos.

Los docentes participarán de una actividad de ciencia ciudadana para relevar la contaminación acústica y conocerán una plataforma que les permitirá crear proyectos de ciencia ciudadana para sus estudiantes y su comunidad.

En el taller de “Lectura y Escritura Digital“ los participantes comprenderán cómo cambió el proceso de alfabetización y analizarán cómo adecuar las prácticas de enseñanza a los nuevos hábitos de los alumnos a leer desde la pantalla en vez del papel.

A su vez, el taller de “Sociales sin sanata” buscará introducir a los docentes en la enseñanza de las ciencias sociales basadas en datos, producir datos, identificar patrones y analizar información social y económica, así como utilizar las herramientas de información geográfica.

Finalmente, el taller “Minecraft para enseñar” ayudará a los docentes a comprender el rol de los videojuegos, en especial el fenómeno actual de Minecraft, en las culturas infantil y juvenil, y a utilizar videojuegos para la enseñanza.

Todas las capacitaciones, que contarán con certificado de asistencia otorgado por la Fundación Telefónica, Samsung y la Universidad de San Andres, utilizarán tecnología interactiva, y no requerirán inscripción previa.

Para obtener más información sobre los talleres de innovación educativa (y sobre otras actividades de la Fundación Telefónica), basta con visitar su sitio web.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 26 Agosto, 2015

En un evento reciente realizado en Buenos Aires, sobre el que hemos hablado hace algunas semanas en este blog, un grupo de destacados directores de cine argentinos, entre los que se encontraban Marcelo Piñeiro y Juan Taratuto,  se preguntaron y debatieron acerca de una pregunta desafiante: ¿es la realidad virtual la muerte del cine?

Las conclusiones no fueron terminantes pero el debate fue intenso y acalorado acerca de  este novedoso tipo de realidad, que intenta expandir las sensaciones y crear vivencias radicalmente nuevas a través de lo que ha dado en llamarse “experiencias inmersivas”.

Empecemos por el Cardboard que presentó Google: un casco de realidad virtual hecho de cartón (sí, leíste bien: cartón). Su objetivo es que cualquiera que desee obtener este dispositivo pueda hacerlo con una mínima inversión de dinero.

Los cardboard utilizan un smartphone para la proyección de imágenes, motivo por el cual sólo están compuestos por un par de lentes biconvexos de 40 milímetros de distancia focal y un disco magnético de neodimio para permitir la interacción con el celular.

Además de su bajo costo, estos dispositivos de realidad virtual son de código abierto para que, a través de un tutorial que la misma compañía publicó, fabricantes y usuarios se animen a construir sus lentes de manera casera.

Ver más allá

Por su parte, en la Universidad de Stanford crearon un prototipo que va más allá de la realidad estereoscópica.

Mientras que lo habitual en los cascos de realidad virtual es crear una ilusión 3D utilizando dos imágenes separadas (una para cada ojo) en diferentes ángulos, la novedad en este caso reside en introducir una sensación de profundidad para cada ojo usando dos pantallas LCD transparentes que se coloran en varias capas, lo que permite que nuestros ojos enfoquen cada vez más.

Por otro lado, el famoso y en muchos sentidos pionero Oculus Rift, de la compañía Oculus VR, que fue adquirida por Facebook en 2014 a un precio de 1.450 millones de Euros, saldrá al mercado el primer trimestre de 2016, gracias a la plataforma de financiación colectiva Kickstarter, que ayudó a que el proyecto recaudara 2,4 millones de dólares.

En el caso de PlayStation, Sony tiene previsto para el primer semestre de 2016 la salida de Project Morpheus, un sistema de realidad virtual pensado para PlayStation 4 que tiene una pantalla OLED de 5,7 pulgadas y una resolución de 1920 x RGB x 1080 que expande el campo de visión y elimina la visión borrosa.

La innovación hasta en el vino…

Hasta aquí los principales dispositivos y tecnologías que buscan disputar un mercado que, según algunas proyecciones, pasará de 200.000 unidades vendidas en 2014 a unos casi 24 millones en 2018.

Este crecimiento hará, indudablemente, que los contenidos pensados y creados para esta nueva forma de consumir entretenimiento se multipliquen y abarquen casi todos los aspectos de nuestra vida.

Y si bien por el momento (y solo por el momento) estos desarrollos son incipientes, podemos ya encontrar casos como el de Bodegas Ramón Bilbao, que es la primera empresa vitivinícola española que utiliza dispositivos de realidad virtual para que cada visitante viva la historia de la compañía, desde que nace la uva hasta que llega a la copa del vino.

Es posible que al momento de publicar esta nota nuevas creaciones de realidad virtual estén ya haciendo su aparición, y es más que recomendable prestar atención a un sector que, con toda certeza, nos estará sorprendiendo de muy diversas maneras en los próximos meses.

Tan inminente es la “revolución de la realidad virtual” que, según los especialistas, las bolsas de navidad de este año vendrán cargadas de muchísimos dispositivos de este tipo de tecnología.

Imagen: @Wikimedia Commons, distribuida con Licencia Public Domain.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 24 Agosto, 2015

Después de la revolucionaria aparición de la tecnología touch, que permitió realizar acciones deslizando o apoyando un dedo sobre la pantalla, muchos sentimos que ya no habría más nada por inventar. Error: el avance tecnológico relacionado con pantallas de celulares, televisores y tablets sigue avanzando a toda máquina y cada vez tenemos modelos más delgados, más flexibles… y ahora también transparentes.

Efectivamente, las pantallas OLED y transparentes parecen ser el último grito en la evolución tecnológica, en el que varias compañías conocidas ya están trabajando.

Es el caso de Samsung Display, por ejemplo, que pertenece al gigante surcoreano y está dedicada a fabricar paneles para monitores y televisores; y acaba de presentar dos prototipos basados en tecnología OLED: a uno le permite transformarse en un espejo y el otro es transparente.

La empresa utilizó cámaras de profundidad RealSense de Intel para poder identificar movimientos faciales, distinguir contornos, medidas y distancias, así como también identificar el movimiento de la punta del dedo en la pantalla. Por otro lado, la cámara puede escanear la habitación en la que se encuentra la pantalla para que sea cargada en el monitor transparente.

Estamos entusiasmados con crear una nueva dimensión interactiva en los shoppings“, declaró Oseung Yang, vicepresidente de Samsung Display, ya que este tipo de pantallas crea un “probador” automático para que los clientes puedan ver ropa y productos en un local de manera realista y personalizada.

Samsung no es la única

Por otro lado, la empresa LG Display anunció que planea invertir 8.470 millones de dólares en pantallas OLED (siglas en inglés de “diodos orgánicos de emisión de luz”) para los próximos tres años, ya que estos mejoran el color y disminuyen el consumo energético.

Además, la empresa invertirá no sólo en dispositivos grandes, como televisores, sino también en pantallas de smartphones y wearables.

En el caso de la empresa ZUK, procedente de China y que cuenta con el respaldo de Lenovo y Qiboo 360, lo que hicieron fue presentar un prototipo de smartphone denominado ZUK Z1, un modelo novedoso que casi no posee marco sino que es todo pantalla y es transparente, lo que permite ver a través de la misma.

El smartphone, con sistema operativo Android, cuenta con una pantalla de 5,5 pulgadas de resolución Full HD de 1920 x 1080 píxeles.

Y si bien no es algo demasiado concreto por el momento (o sí lo es pero nadie da detalles), también Apple está trabajando en la producción de pantallas OLED transparentes, aunque aparentemente tuvieron problemas con la calidad de imagen.

Así las cosas, las pantallas OLED parecen representar un futuro que, como varias veces dijimos en este blog, ya es presente. O incluso pasado porque, ¿quién no recuerda a  Tony Stark, el personaje de la saga de “Iron man”, que en sus películas trabajaba con pantallas transparentes, o las que aparecen en la película Minority Report, por ejemplo?

Como siempre, la ciencia ficción predice los adelantos. ¿O será que los genera?

Imagen: @edans, con Licencia CC BY 2.0

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 21 Agosto, 2015

Los más memoriosos y “experimentados” espectadores de TV (léase, los más mayorcitos) seguramente recordarán aquella serie llamada Misión Imposible, que comenzaba invariablemente con una grabación que, después de encomendar una misión arriesgadísima al agente secreto, terminaba diciendo “este mensaje se autodestruirá en cinco segundos”.

Pasaron más de 50 años desde que aquellos episodios de espionaje creados para la TV masiva de los años 60 y 70, y sin embargo, la atracción de los mensajes que se autodestruyen parece permanecer intacta.

Así lo prueban, al menos, las diferentes y exitosísimas aplicaciones que han aparecido en los últimos años y se agruparon bajo el común denominador de la mensajería efímera.

Este tipo de aplicaciones permite enviar fotos y videos a una lista concreta de contactos, pero éstos sólo podrán ver el mensaje por unos segundos, ya que luego desaparecerá irremediablemente y sus receptores no podrán guardarlo en ninguno de sus aparatos electrónicos (y de ninguna forma posible).

Snapchat y otras alternativas

Una de las “estrellas” del nuevo firmamento de la mensajería efímera es Snapchat, empresa que al año de haberse formado estaba valorada en 10 mil millones de dólares y que se dio el “lujo” de rechazar una oferta del mismísimo Facebook.

La idea nació de tres estudiantes de la Universidad de Stanford y consiste en una plataforma que permite enviar fotos y videos desde un emisor a un receptor (o a varios), con la salvedad, como dijimos, de que éstos no podrán guardar lo que les fue enviado.

Cualquiera que tenga adolescentes cerca puede dar fe de la enorme pregnancia que ha tenido esta aplicación entre el público “teen”, que no utiliza precisamente la plataforma para enviar misiones de espionaje a sus amigos y amigas, sino para compartir imágenes que, por el bien de todos, es mejor que no queden registradas en ningún lado.

A partir de esta idea inicial, y al ver el éxito que estaba teniendo Snapchat, comenzaron a surgir otras alternativas que dieron origen a, por ejemplo, Slingshot, una aplicación de Facebook que también permite enviar imágenes y texto pero la otra persona puede verlo sólo si envía algún contenido de vuelta. De hecho, lo comentábamos aquí.

Por otro lado, está Winkmi, que con un financiamiento de 500.000 dólares, procedente de Google y Nokia, permite compartir archivos pero que además incluye un chat secreto que desaparece a los pocos segundos de haber sido leído. “Hemos logrado en China más de 600.000 usuarios. Ahora lanzamos la aplicación renovada en España y América Latina (…).”, informó Guillermo Zotes, uno de los fundadores de la firma.

En el caso de ChitChat, que también es una aplicación de mensajería efímera, en énfasis está puesto en los audios y llamadas (al estilo Whatsapp), que también son eliminados automáticamente luego de haberlos escuchado.

Más allá de lo social

Para aquellos casos en que Snapchat no resulte muy protocolar y su impronta teenager no sea la más adecuada, pero aún así se necesite garantizar confidencialidad, está Silent Circle, ideal para el ámbito laboral. Esta app permite mandar documentos de Word, Excel, PowerPoint, Keynotes, PDFs, etc. de manera cifrada y con la posibilidad de determinar en qué fecha los archivos enviados serán eliminados.

Como se ve, en épocas de “modernidad líquida” (diría el filósofo polaco Zygmunt Bauman), la mensajería instantánea parece dar respuesta a una necesidad más que vigente de los seres humanos: la de que lo que escribimos o decimos no quede registrado en ningún lado, ya que los tiempos cambian demasiado rápido… y podemos arrepentirnos mañana de lo que dijimos o mostramos hoy.

Imagen: @blakespot, distribuida con licencia CC BY 2.0

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 20 Agosto, 2015

Imaginemos que al ingresar a Google o a Facebook se nos aparece en la pantalla del celular una publicidad de unas zapatillas que nos gustan mucho y que, si tuviéramos la posibilidad, compraríamos sin dudarlo.

Ahora imaginemos la misma situación pero realizando la compra en sólo un click.

Comprar un producto a través de la publicidad online de manera directa, sencilla y práctica es una modalidad que está siendo cada vez más utilizada por las principales plataformas y redes sociales, y ninguna de ellas quiere quedarse atrás en la carrera por conquistar los bolsillos de sus visitantes.

Apretar y comprar

En un post de este blog hablamos hace poco sobre el crecimiento del e-commerce y sobre cómo las personas cada vez más confiamos en este tipo de transacción monetaria. Es por esto que tanto Google y Facebook, así como algunas de las aplicaciones más conocidas a nivel mundial, decidieron desarrollar sistemas que faciliten este método de compra.

Facebook lo lanzó en Estados Unidos y, más recientemente, en España, en el marco de una serie de opciones que ellos denominan “llamadas a la acción” (el famoso “call to action“, tan caro al mundillo del marketing).

En la red social más popular del mundo la opción “Comprar” lleva al usuario directamente al sitio web de quien ofrece su artículo para vender. Y existen, además, las opciones “Reservar” (pensada para negocios de turismo, venta de entradas, hostelería, entre otros); “Contactarnos”, “Usar aplicación” (botón que, junto con el de “Jugar”, están pensados directamente para las aplicaciones), “Registrarte” y “Ver video”.

Google Retail es un nuevo producto que fue presentado hace poco por la empresa de Larry Page y Sergei Brin y que permitirá comprar artículos que se presenten en las publicidades de la página haciendo sólo un click. Gracias a la información de la tarjeta que está registrada en nuestra cuenta de Google  para comprar aplicaciones, la compra no sólo será directa sino también sencilla y rápida.

Esta novedad estará disponible en las próximas semanas pero sólo en Estados Unidos y con doce comercios que ya están pre-registrados, aunque es fácil imaginar que no pasará mucho tiempo para  que esta tendencia se comience a expandir a nivel global.

No todo es Google en la vida

Por otro lado, en las últimas semanas, se conoció también que Instagram y Pinterest incluirán un botón de compra desde sus propias apps.

En el caso de Instagram, las empresas publicitarán sus productos a través de anuncios en la red social, que serán adaptados a los gustos de cada visitante. El usuario no necesitará salir de la aplicación para poder utilizar estos botones y los anuncios no serán de gran molestia, según aseguran al menos los responsables de la plataforma de fotos instantáneas. En este caso, España es el país elegido para poner en práctica este programa.

En lo que respecta a Pinterest, el servicio de compra será a través de los “pins” que tiene esta red social. Las empresas promocionarán sus productos a través de fotografías con datos e información que necesitamos saber a cerca de ese producto.

Y como era de esperarse, Facebook no podía quedar atrás y, aunque el botón de compra está en una fase de prueba, no falta mucho para que podamos comprar a través de la red social más conocida en el mundo.

Como se ve, además de ayudarnos en nuestras tareas domésticas, en el trabajo, en cuidar nuestra salud y hasta en la elección del vestuario, la tecnología puede también ayudarnos a comprar de manera simple y rápida todo aquello que nos gusta… siempre que tengamos en cuenta que, a fin de mes, llegará el resumen de la tarjeta de crédito, obviamente. Gracias por su compra.

Foto: @PeteLinforth, distribuida con Licencia CC0 1.0 Universal.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 19 Agosto, 2015

Uno de los temas centrales de debate que aparecen frente a cualquier avance tecnológico que impacta en nuestra vida cotidiana es cómo preservar nuestros datos y nuestra información personal (fotos, archivos, documentos, claves) de modo que se mantengan seguros y a la vez fácilmente accesibles.

Desde hace unos años, en estos temas la palabra clave parece ser “la nube”. También denominada cloud computing (por eso lo de “nube”), el usuario puede tener acceso a sus documentos, archivos, fotos y datos en general, desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento y casi desde cualquier dispositivo, fijo o móvil.

Sin embargo, y si bien trae aparejadas numerosas ventajas, el hecho de que nuestra información personal esté guardada en un lugar remoto conlleva también riesgos e inseguridades.

Por eso, en este post te vamos a comentar las principales medidas que los usuarios de la nube pueden adoptar para mantener sus datos de forma segura.

Más allá de las contraseñas

Los métodos tradicionalmente usados en la autenticación para usar servicios en la nube, como las contraseñas estáticas o las preguntas de seguridad, ya han dejado de ser efectivos. Tal vez nunca lo fueron, en principio”, asegura Eyal Green, Gerente de Ventas de HID Global, y responsable en México, Centroamérica y el Caribe de la división Identity & Access Management.

Por este tipo de razonamientos, las principales empresas de tecnología han comenzado a desarrollar sistemas para mejorar su seguridad digital y también la de sus usuarios. Algunas de las claves pasan por la huella digital, el DNI electrónico, el smartphone y todo lo que tenga que ver con métodos biométricos, como hablamos hace poco en un post.

La gente debería autenticarse con lo que le sea más fácil, sin necesidad de recordar nada”, reconoció el especialista en temas de seguridad a nivel mundial y CEO de Eleven Path, Chema Alonso.

Eleven Paths es una empresa de Telefónica, creada en el año 2013, que tiene como finalidad fabricar productos de seguridad informática para proteger a las personas y a las organizaciones. Uno de los productos de Eleven Paths es Latch, una app que permite al usuario desconectar los servicios online cuando éste no está conectado.

En febrero, además, la empresa comunicó la producción de dos nuevos productos: SmartID y SealSign. La primera permite la autenticación exacta de cada usuario combinando distintos factores como smartcards o huellas digitales, entre otros. SealSign, en cambio, es una plataforma de firma de documentos electrónicos, compatible con certificados digitales y sistemas biométricos, que mejora la productividad y eficiencia de los procesos de negocios, ya que genera documentos electrónicos con plena validez legal.

Para datos y fotos personales

Pero el cuidado de archivos no sólo está presente en el sistema laboral, gracias al avance tecnológico, las personas cada vez más intentan almacenar también sus propios archivos y fotografías personales en sistemas de cloud computing. Con Cloudfile podemos subir datos a Dropbox de manera segura, dado que mientras se están sincronizando los datos, éstos se cifran, para que sea imposible acceder a ellos.

Para los dispositivos iOS, está CloudSlice, que permite guardar de manera segura las fotografías que nos pertenecen, ya que la app encripta la información de todos los segmentos de la nube, aumentando así el nivel de seguridad.

Así vemos que, además de guardar en la nube cualquier tipo de archivo laboral o personal, es necesario que contemos con las medidas necesarias para el cuidado de estos datos. De esta manera vamos a estar seguros y tranquilos al tener la información deambulando por el ciberespacio.

FOTO: @Ministerio_tic distribuida con licencia CC BY – SA 2.0

Publicado por Nicolás Otero el 18 Agosto, 2015

La revolución digital transforma nuestras vidas en todos sus aspectos, y el deporte no es una excepción.

En este sentido, el Big Data es una herramienta sumamente poderosa para el análisis y la comprensión del desarrollo de un juego. Pensemos en el ejemplo del fútbol, repasemos cómo evolucionó nuestra forma de vivirlo y consumirlo sin estar en el estadio.

Los medios de comunicación. Ver un partido sin estar ahí

Atrás quedaron los tiempos en los que la radio portátil junto al oído era la única forma que teníamos de ver un partido de fútbol sin estar en la cancha. Cerrar los ojos y dejarse llevar por la capacidad descriptiva del relator nos permitía, de forma más o menos fiel, dibujar en nuestra cabeza lo que estaba ocurriendo en el campo de juego.

Luego llegó la tele. Y aunque las imágenes sean un recorte del todo, nos permitió tener una buena reproducción del partido estando cómodamente instalados en nuestras casas frente a un televisor.

Sin embargo, esto no fue suficiente. El desarrollo tecnológico trajo consigo nuevas opciones que hicieron prescindible incluso el mismísimo televisor: trasmisiones vía streaming o multipantalla, aplicaciones de seguimiento online con múltiples cámaras, apps para bajarnos a nuestro smartphone… nuevas opciones y nuevas formas de ver un partido de fútbol.

Incluso las redes sociales hicieron su aporte a este fenómeno, una especie de tribuna donde se analiza, se opina, se expresa la alegría o el enojo mientras el partido transcurre… y todo en tiempo real.

El análisis de datos. Ver sin mirar

En medio de esta gran catarata de formas de ver y sentir un partido aparece el Big Data abriéndonos una nueva puerta: ver un partido sin siquiera mirarlo.

¿Cómo es esto? La evolución que está experimentando el procesamiento y la analítica de datos en la actualidad nos da la posibilidad de tener una radiografía (o más que una radiografía, una imagen en alta definición) de lo que está ocurriendo durante un encuentro futbolístico en tiempo real.

Ya no hablamos sólo de estadísticas básicas como cantidad de goles, tarjetas amarillas o rojas, minutos que cada jugador estuvo en cancha o disparos al arco. Ahora podemos saber la posesión de pelota de cada uno de los equipos o jugadores, los sectores de la cancha donde se concentró el juego, la cantidad de pases que hizo cada equipo y cada jugador, la cantidad de metros o kilómetros recorridos por cada jugador durante el partido y más.

Es decir, un sinfín de datos que nos permiten entender lo que ocurrió, lo está ocurriendo, o hasta predecir lo que ocurrirá en un match sin necesidad de mirarlo.

De hecho, quizás algo parecido hizo el equipo alemán dirigido por Joachim Löw en el último mundial, cuestión que desarrollamos en este post.

Imagen: @OpenClipArtVectors, distribuida con Licencia CC0 1.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 13 Agosto, 2015

Una de las frases más perturbadoras, temidas y odiadas de los días en que vivimos es la conocida “estoy sin batería”.

Y, claro, con sus múltiples variantes, tales como “me estoy quedando sin…”, “si se corta es porque ….”, “si no te llamo es que …”, y por supuesto, el ruego desesperado que nos lleva a implorar, como si pidiéramos agua en el desierto: “¿me prestás tu cargador?

De allí que la industria esté dedicando no pocos esfuerzos al desarrollo de baterías que rindan más y mejor. De hecho, a principios de año hablamos en este blog sobre las últimas novedades que había respecto a la creación de una batería de aluminio que permite cargar el celular en menos de un minuto (sí, leíste bien: menos de un minuto) Pero la cuestión no termina ahí.

Para smartphones y wearables

Google X, el equipo creador de Google Glass, está trabajando en baterías de alto rendimiento tanto para teléfonos inteligentes como para wearables. Este tipo de batería, además de tener mayor duración, está hecha con piezas de hardware que producen un menor riesgo de inflamación.

Por otro lado, Samsung SDI, impulsa un tipo de batería flexible para poder moldearla a nuestro gusto, retorcerla en las partes que queramos y hasta cortarla, con la tranquilidad de saber que, al estilo de un Terminator moderno, seguirá funcionando con normalidad. Según la empresa, este tipo de innovación podría salir al mercado en tres años.

Además, esta nueva batería sería delgada y pequeña, lo que la haría adaptable a dispositivos de cualquier tamaño y forma.

El otro enfoque: menor consumo

Naturalmente, las dos “caras” del problema de la batería son, por un lado, cuánta energía nos brindan éstas, y por el otro, cuánta energía demandan nuestros dispositivos.

En este último sentido, los investigadores de Microsoft Research cuentan con un proyecto llamado WearDrive que permite que las aplicaciones se ejecuten con un rendimiento mejor en 8,85 veces, y consuman hasta 3,69 menos de energía.

Este sistema está diseñado para relojes inteligentes y otros wearables semejantes, y requiere el uso de un smartphone cerca para transmitir datos vía Bluetooth o WiFi. De esta manera, los datos quedarían almacenados en la memoria del smartphone y no utilizarían la memoria flash, que es lo que más consume energía en este tipo de dispositivos. Así, el wearable queda liberado de las tareas que más batería gastan, gestionando únicamente aquellas que son más sencillas y livianas.

Como se ve, el mundo del consumo de energía sigue moviéndose a todo ritmo, y varias soluciones asoman con la esperanza de hacernos sentir que la frase más temida pueda convertirse pronto en algo del pasado, como lo son “me quedé sin papel para el fax” o “¿tenés cospeles?”.

Foto: @Melenita distribuida con licencia CC BY – SA 2.0

Publicado por Alejandro Marticorena el 12 Agosto, 2015

Muchas cosas están pasando en el mundillo de los medios masivos, la publicidad, el cine, el marketing y la comunicación con la llegada (más valdría decir “irrupción”) del paradigma digital, cuya revolución parece no tener fin.

Por eso me pareció excelente que exista y, más aún, se repita por segundo año consecutivo, un encuentro como Mediamorfosis, definido por Damián Kirzner, su director, como “una plataforma dedicada a pensar los medios y el trabajo en ellos, a partir de los cambios que genera la tecnología digital“.

A esta segunda edición, que duró dos días, asistieron más de 400 personas, entre quienes hubo representantes de las industrias de la televisión, la radio, la publicidad, el cine, el marketing y las comunicaciones de la región y el mundo. Y se realizó en el predio de El Dorrego, sede del denominado Distrito Audiovisual, en el barrio de Colegiales.

Los temas más comentados durante el encuentro fueron la transformación de los medios de comunicación a partir de la revolución tecnológica generada por el mundo digital, las nuevas narrativas transmedia, el impacto que estos elementos generan sobre la sociedad y los negocios, y las nuevas oportunidades que se abren con la inminente llegada masiva de los dispositivos de realidad virtual.

El fan como “moneda” en la economía transmedia

Participaron como oradores 19 expertos y especialistas de nuestro país y de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. Uno de ellos, Adam Sigel, es guionista y productor en Los Ángeles, y trabaja en múltiples plataformas de entretenimiento y fue consultor (ojo al piojo) de Steven Spielberg, nada menos, para la creación de videojuegos.

Para Sigel, en las nuevas narrativas “el contenido generado por el usuario es clave”, y esto implica perder cierto control sobre la historia que se quiere contar, lo que representa un gran desafío para los directores de cine, muchos de los cuales son, en su opinión, “control freaks” (maniáticos del control).

Demostró, además, que el fenómeno transmedia no comienza ahora con lossmartphones y las redes sociales, sino que, por ejemplo, ya podía verse en las estrategias de Alfred Hitchcock para generar expectativa (y difusión) para sus películas.

Y desarrolló la noción de transmedia a partir de lo que éste puede generar sobre la base de los fans que, según su opinión, “son la nueva moneda, ellos son el valor de lo transmedia“.

A su turno, Paula Zucotti, especialista argentina en innovación, diseño, estrategia y previsión de tendencias que vive en Londres y colaboró con firmas como LG, Google, Nokia y Starbucks, reflexionó acerca de ese mismo término y afirmó que “transmedia” es una palabra que viene de la época en que los medios (radio, TV y equipos de música, entre otros) estaban separados, ya que, hoy, “en un celular conviven todos los medios en un mismo dispositivo”.

A la vez analizó cómo lo transmedial está presente en diversos usos que hacemos de objetos y de momentos. Por ejemplo, graficó que, antes, “los espacios de entretenimiento y de productividad estaban mucho más delimitados: por un lado, la TV, el audio, el cine; por el otro, el mundo de la computación, que era casi enteramente perteneciente al mundo de la producción y el trabajo“.

En cambio, con la revolución digital, ambos espacios se integran y “las fronteras se borran, tanto si trabajamos como si no“, y ese quiebre, para Zuccotti, se produjo “cuando Internet se metió en la TV, y cuando ésta lo hizo en la tablet“.

Lo transmedia, la tecnología, lo humano

Darío Sztajnszrajber, filósofo, ensayista, profesor y presentador de televisión argentino, le otorgó el necesario enfoque filosófico a la cuestión desarrollando la temática de la relación entre lo humano y lo tecnológico, y partió de la diferencia entre la capacidad de concentración que hoy tiene un adolescente, capaz de estar “en cuatro cosas a la vez”, y la que tienen sus profesores, “quienes se quejan de que sus alumnos no se concentran. Pero ¿no será que son ellos los que no pueden concentrarse de otra manera?” y agregó: “tendríamos que redefinir qué es concentrarse”.

Asimismo, aludió al pensamiento dicotómico de base lógica, que los griegos utilizaban para definir racionalmente al mundo y que es la base de todo diccionario. “Pero hoy ese pensamiento no nos sirve para entender qué está pasando con la tecnología”, aseguró. “Y esa es la raíz de las dos visiones predominantes sobre la tecnología: la pesimista, que ve lo tecnológico como algo que distorsiona o destruye una naturaleza humana pretendidamente pura, y la optimista, para la cual la tecnología es aquello que viene a mejorarnos y a ampliar esa naturaleza humana”. Y cerró su razonamiento con una pregunta que quedó abierta: “quizás debiéramos pensar que lo errado es creer que existe una ‘naturaleza humana’”.

Al día siguiente, uno de los expositores más celebrados fue Oscar Raby, el artista chileno residente en Australia, que obtuvo gran reconocimiento internacional a partir de Assent, un documental inmersivo de realidad virtual que narra la experiencia de su padre, un militar chileno que en 1973 fue obligado por sus superiores a presenciar el asesinato de 15 prisioneros.

El documental, realizado para los cascos de realidad virtual Oculus Rift (producidos por Oculus VR, a la sazón empresa adquirida el año pasado por Facebook), “pone al usuario en las botas de mi padre”, dijo Oscar.

Al cierre de la jornada, tomó la palabra David Varela, escritor y productor británico de proyectos interactivos, y autor de la exitosísima aventura para móviles “Sherlock: La Red”, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman.

Para David, que hizo especial énfasis en el factor emocional de cualquier proyecto transmedia, “mucha de la emoción viene del tipo de tecnología que elijamos para narrar nuestra historia” ya que cada dispositivo, en su opinión, ofrece un modelo diferente de experiencia al espectador y participante. “Mi título dice ‘escritor’, dijo David, pero bien podría decir ‘diseñador de experiencias’, ‘diseñador de narrativas’ y muchas otras cosas“, afirmó.

Sin duda hubo mucho más. Pero todo relato es un recorte de la realidad, y hasta los periodistas caemos en las generales de esa ley. Lo importante, en todo caso, es que estos encuentros se realicen, y que haya gente que, más allá de la vorágine cotidiana, pueda parar la pelota un rato y pensar dónde estamos, de dónde venimos y, lo más importante… hacia dónde estamos yendo.

Imagen: @DAC_directores, publicada en su cuenta en Twitter.

Publicado por Ignacio Forciniti el 11 Agosto, 2015

Hace unos días, tras realizarme un análisis de sangre de rutina, me indicaron que los resultados me los entregarían en formato digital por su página web.

Expectante de ver cómo sacaban provecho de la potencialidad del mundo digital para mostrar estos resultados, ingresé en su sistema y me llevé la decepción de encontrarme con el mismo informe de siempre en formato “pdf“: texto plano (sin color ni formato) donde, a modo de telegrama, detalla cada uno de los parámetros medidos, con un resultado numérico y a su lado un rango escrito en criptograma.

Pero, ¿de dónde había sacado yo esa expectativa?

Es que la revolución digital y su gran volumen de datos en el que nos sumergió nos demostró la importancia de presentar la información en una forma mucho más atractiva y visual, de modo de poder ver lo relevante de manera más intuitiva.

Mayor aún fue mi sorpresa al encontrarme que ese mismo laboratorio puso a mi disposición los documentos (más valdría llamarlos “telegramas”) de los estudios que me hice ahí mismo en el pasado. Y, sin embargo, si quería ver mis evoluciones y tendencias tenía que leer renglón por renglón, pasando entre uno y otro archivo.

Pensemos desde cero.

Imaginemos cómo sería poder ver nuestros resultados de análisis clínicos de una manera visual, donde veamos gráficamente cuales son los parámetros que tenemos fuera de rango, cuál fue su evolución a lo largo de nuestras vidas e, incluso, sus interacciones.

Y ni que hablar de la posibilidad de poder hacer anotaciones de tratamientos o medicaciones que hayamos estado tomando en cada momento. Esto no sólo ayudaría a entender mejor los resultados sino, además, a que todos tomemos más conciencia a la hora de pensar en nuestra salud personal.

El futuro está llegando

Ya se empieza a vislumbrar tímidamente una innovación en la forma de mostrar los resultados. Empresas como Theranos, una compañía estadounidense que está reinventando la industria de análisis clínicos, o MyMedical, una app para guardar tu historia clínica, ya muestran en sus aplicaciones algunas formas gráficas más intuitivas de ver los resultados, con colores y hasta diagramas que resaltan aquellos aspectos a los que debemos prestar más atención.

Es de esperar que lentamente se empiece a expandir esta forma de exhibir los resultados.

Quizás se podría pensar que quienes se oponen más a este tipo de cambios son los propios médicos, de quienes he notado a alguno inquietarse cuando su paciente confiesa haber buscado algo en Internet (tendencia cada vez más creciente, donde hoy día dos de cada tres personas lo hacemos cotidianamente antes de visitar al profesional).

Sin embargo, los hay quienes apuestan fuertemente en ofrecer información valiosa a quienes lo precisan, como es el caso de Labtest, un sitio web que ofrece “entender mejor los muchos análisis que hoy en día forman parte de la atención rutinaria a los pacientes así como del diagnóstico y tratamiento de un amplio rango de situaciones y enfermedades”.

¿Cuáles serán los próximos pasos?

Agregar a una buena visualización de mi análisis clínico el histórico para poder ver la evolución de los mismos, para detectar tendencias, dar alertas tempranas y hasta recibir recomendaciones para mejorar mi salud.

Definitivamente, la realización de estudios será algo más cotidiano (donde contar sólo con chequeos anuales nos parecerá una locura), y podremos mejorar aún más la detección de tendencias personales ya que contaremos con más información disponible.

Y, ampliando aún más el campo de visión, podremos contrastar los valores con los millones de personas en todo el mundo, lo que nos permitirá detectar cambios en la sociedad, tales como el monitoreo de epidemias, donde su intervención inmediata puede salvar miles de vidas.

Pero para llegar a este nivel aún nos quedan muchos escalones por subir. Tendremos que resolver antes un gran debate sobre diversos temas tales como la privacidad de la información, la seguridad de los datos y su manejo ético, donde todos los roles (Estados en general y ministerios de salud en particular, tanto como empresas de salud y tecnológicas) serán claves para asegurar tanto el bien común como una sociedad más informada y más sana.

Imagen: @andrelyra, distribuida con licencia CC0 1.0.

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Agosto 2015
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías