Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 21 Agosto, 2015

Los más memoriosos y “experimentados” espectadores de TV (léase, los más mayorcitos) seguramente recordarán aquella serie llamada Misión Imposible, que comenzaba invariablemente con una grabación que, después de encomendar una misión arriesgadísima al agente secreto, terminaba diciendo “este mensaje se autodestruirá en cinco segundos”.

Pasaron más de 50 años desde que aquellos episodios de espionaje creados para la TV masiva de los años 60 y 70, y sin embargo, la atracción de los mensajes que se autodestruyen parece permanecer intacta.

Así lo prueban, al menos, las diferentes y exitosísimas aplicaciones que han aparecido en los últimos años y se agruparon bajo el común denominador de la mensajería efímera.

Este tipo de aplicaciones permite enviar fotos y videos a una lista concreta de contactos, pero éstos sólo podrán ver el mensaje por unos segundos, ya que luego desaparecerá irremediablemente y sus receptores no podrán guardarlo en ninguno de sus aparatos electrónicos (y de ninguna forma posible).

Snapchat y otras alternativas

Una de las “estrellas” del nuevo firmamento de la mensajería efímera es Snapchat, empresa que al año de haberse formado estaba valorada en 10 mil millones de dólares y que se dio el “lujo” de rechazar una oferta del mismísimo Facebook.

La idea nació de tres estudiantes de la Universidad de Stanford y consiste en una plataforma que permite enviar fotos y videos desde un emisor a un receptor (o a varios), con la salvedad, como dijimos, de que éstos no podrán guardar lo que les fue enviado.

Cualquiera que tenga adolescentes cerca puede dar fe de la enorme pregnancia que ha tenido esta aplicación entre el público “teen”, que no utiliza precisamente la plataforma para enviar misiones de espionaje a sus amigos y amigas, sino para compartir imágenes que, por el bien de todos, es mejor que no queden registradas en ningún lado.

A partir de esta idea inicial, y al ver el éxito que estaba teniendo Snapchat, comenzaron a surgir otras alternativas que dieron origen a, por ejemplo, Slingshot, una aplicación de Facebook que también permite enviar imágenes y texto pero la otra persona puede verlo sólo si envía algún contenido de vuelta. De hecho, lo comentábamos aquí.

Por otro lado, está Winkmi, que con un financiamiento de 500.000 dólares, procedente de Google y Nokia, permite compartir archivos pero que además incluye un chat secreto que desaparece a los pocos segundos de haber sido leído. “Hemos logrado en China más de 600.000 usuarios. Ahora lanzamos la aplicación renovada en España y América Latina (…).”, informó Guillermo Zotes, uno de los fundadores de la firma.

En el caso de ChitChat, que también es una aplicación de mensajería efímera, en énfasis está puesto en los audios y llamadas (al estilo Whatsapp), que también son eliminados automáticamente luego de haberlos escuchado.

Más allá de lo social

Para aquellos casos en que Snapchat no resulte muy protocolar y su impronta teenager no sea la más adecuada, pero aún así se necesite garantizar confidencialidad, está Silent Circle, ideal para el ámbito laboral. Esta app permite mandar documentos de Word, Excel, PowerPoint, Keynotes, PDFs, etc. de manera cifrada y con la posibilidad de determinar en qué fecha los archivos enviados serán eliminados.

Como se ve, en épocas de “modernidad líquida” (diría el filósofo polaco Zygmunt Bauman), la mensajería instantánea parece dar respuesta a una necesidad más que vigente de los seres humanos: la de que lo que escribimos o decimos no quede registrado en ningún lado, ya que los tiempos cambian demasiado rápido… y podemos arrepentirnos mañana de lo que dijimos o mostramos hoy.

Imagen: @blakespot, distribuida con licencia CC BY 2.0

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 15 Julio, 2015

¿Alguien recuerda cuando había que tener cuidado con abrir la tapita de la cámara de fotos (analógica) para evitar que el rollo se vele?

¿Y cuando las llevábamos a revelar y debíamos esperar una semana a que estén listas? Parece que estuviéramos hablando del paleolítico, ¿no?

Sin embargo, apenas pasaron un par de décadas. En su momento, las cámaras analógicas fueron la gran innovación… Luego vinieron las cámaras digitales y el mercado de la fotografía cambió para siempre.

Pero la tecnología avanza rápido. Y las cosas no se detuvieron en la “increíble” novedad de prescindir de rollos fotográficos para nuestras máquinas. También en esto, lo mobile ha ganado terreno y las apps destinadas a mejorar la calidad de las fotos que tomás con tu smartphone se han multiplicado por decenas.

Las más conocidas

Si bien es considerada una red social, Instagram es, en realidad, una de las aplicaciones más conocidas a la hora de hablar de fotografías, con más de 300 millones de usuarios en todo el mundo y grupos de fans que se unen e interactúan ciudad por ciudad.

Dinámica y de velocísimo crecimiento, la red que propone capturar y compartir visualmente cada instante de nuestras vidas permitirá a partir de ahora tomar fotografías con mayor resolución y calidad, pasando de los 640 x 640 píxeles a los 1080 x 1080.

Por otro lado, entre las más antiguas, se encuentra Flickr, que pertenece a Yahoo y fue la primera plataforma online en la que los usuarios podían guardar, organizar, etiquetar y editar fotos. Flickr cuenta con más de 100 millones de usuarios activos que valoran el hecho de que las fotografías instantáneas puedan almacenarse, desde sus comienzos, en alta resolución.

Y no podemos obviar, claro está, a Pinterest, una red social donde los usuarios pueden guardar las imágenes que encuentran en la red en los denominados “tableros”, unos espacios temáticos que permiten agrupar contenidos relacionados. Muchos usuarios los emplean para guardar escenas de decoración, paisajes e imágenes interesantes en general.

Instagram no está sola

Más allá de estos referentes masivos, son muchas las aplicaciones que surgieron para reemplazar o emular a las cámaras digitales ,  y para darnos a todos la ilusión de que somos fotógrafos profesionales. Picjoy, por ejemplo, está disponible en el Apple Store, pronto lo estará para dispositivos con Android, y tiene como novedad su algoritmo de etiquetado automático.

Afterlight, por su parte, se caracteriza por ser una aplicación divertida, que permite tomar y editar fotografías con más de 20 filtros y que, además, cuenta con una gran gama de marcos para complementar a las fotos. También se puede aumentar la calidad de las imágenes y adecuarlas al tamaño que se desee.

Vignette , en la misma línea, cuenta con más de 70 filtros y 50 marcos; es una aplicación que incluye zoom, disparador automático y muchas otras características de una cámara digital.

FX Camera tiene como característica principal que, además de tomar fotos y editarlas, permite grabar un mensaje de voz con tan sólo apretar el botón de disparo. También posibilita el hecho de compartir ese mensaje tanto en Facebook como en Twitter.

Por último, dentro de esta apretada y necesariamente incompleta síntesis, PicsArt es popular por la creación de collages y las modificaciones que se pueden hacer ya sea con máscaras, marcos, bordes, etiquetas, efectos de texto e imágenes prediseñadas.

Como vemos, una eternidad parece haber pasado desde aquellas cámaras que muchos conocimos, que sólo funcionaban con rollo, permitían 24 ó 36 disparos como máximo, y obligaban a esperar hasta el sorpresivo “revelado” para saber cómo habíamos salido en las fotos de las vacaciones.

Y, muchas veces, simplemente para descubrir que en ese precioso recuerdo aparecíamos cerrando los ojos, o con una inconveniente torcedura de boca.

Tomar, editar y almacenar imágenes se ha vuelto una actividad central de nuestra cotidianidad, en la que cada vez tenemos más y mejores herramientas para llevar nuestra memoria visual al alcance de la mano y compartirla con quien nos dé la gana. ¡Sonrían!

FOTO: @intelfreepress distribuida con licencia CC BY – SA 2.0

Publicado por Luis De Seta el 2 Junio, 2015

En 2005 se creó un video, EPIC 2015, y se subió a YouTube (hasta tiene su entrada en Wikipedia). Cuenta una historia fascinante pero ficticia acerca de cómo evolucionaría Internet y cómo, producto de esa evolución, habría desaparecido el periodismo, se apagaría el sitio de The New York Times, y nuestra privacidad pasaría a ser de dominio público, entre otras “catástrofes”.

Lo que cuenta el video es real sólo hasta 2004: menciona la “invención” de la world wide web por parte de Tim Berners-Lee, la aparición de Amazon, Google, Blogger, FriendsterGoogle News y Gmail.

2004 es recordado como el año en que todo comenzó“, dice a partir de ahí la suave y enigmática voz del locutor. El video toma, desde ese punto, la dinámica de una historia cercana a la ciencia ficción, acerca de cómo Internet cambiaría las cosas para siempre.

Muchas predicciones se cumplieron. Otras, claramente, no. Entre las que se concretaron podemos mencionar la de la digitalización de todos los libros por parte de Google.

Y es más: si reemplazamos algunos nombres o palabras mencionadas en el video la historia se vuelve más real y perturbadora.

Si apelamos a la imaginación, el wifipod podría ser el iPhone (con Periscope) o bien Snapchat y Vine, Friendster puede ser Facebook, A9 puede ser Google Chrome o Firefox (pensá que en 2005 todo el mundo usaba Internet Explorer)…

Los autores del video, Robin Sloan y Matt Thompson, también prefiguran la existencia de un producto llamado “Google Grid“, que integra todos los productos y servicios de Google.

¿Acaso Google no quiso integrar todo en Google Plus? De paso: hoy también sabemos que la empresa de Mountain View está incursionando en áreas muy distintas a Internet, tales como drones y autos conectados (ahora que lo pienso… un paso más que lo acerca a Skynet).

Hasta este punto lo que muestra el video tiene bastante relación con lo que realmente sucedió con Internet, las redes sociales y cómo cambiaron nuestra vidas.
Hacia la mitad del video, cuentan un supuesta fusión entre Google y Amazon, que habría dado lugar a Googlezon.

Cuando ví el video en 2005 todo me pareció improbable y muy fantasioso.

Sin embargo, cuando lo volví a ver para escribir este post, lo ví con otros ojos. Y da miedo.

Nuestra vidas cambiaron con la llegada de Internet, pero lo que vivimos hasta ahora es solo la punta del iceberg.

Creo que es momento de verlo.

Deja pennsando, ¿no? Bueno: éstas son algunas de las cosas que sucedieron y que, en mi opinión, se asemejan a la historia de este video:

1- La dependencia de los medios sobre la indexación de Google News y sus juicios en Francia, Italia, Alemania, Bélgica y su cierre en España.
2- Google Now se anticipa a tus necesidades y búsquedas. Tu celular te avisa del tránsito antes de que le preguntes, partidos de fútbol, clima y mucho más.
3- Todo es personalizable, hasta una operación de cadera con impresoras 3D.
4- Twitter o Reddit podrían ser la red que crea el personaje Pinki Nankani, donde todos comentamos y leemos sobre lo que pasa en nuestra ciudad, transito, noticias, etc.
5- Facebook tiene un mapa completo de tus gustos, familiares y amigos. Y se anticipa poniendo publicidad sobre tus gustos.

Será cuestión de seguir observando la realidad… y ver hasta qué punto se termina o no pareciendo a los inquietantes escenarios que plantea EPIC.

Publicado por Alejandro Marticorena el 21 Abril, 2015

En el inicio fue el tuit. Un mensaje de apenas 140 caracteres lanzado al “éter” de Internet pero que, por añadidura, en principio sólo podían leer quienes nos dieran “follow“.

Twitter: una red de seguidores y seguidos, marcada por la brevedad y la instantaneidad, y percibida por algunos -quizás justamente por esas características- como “restrictiva”.

Pero Twitter tenía su encanto, después de todo. Hacer caber mensajes en 140 caracteres a veces era un auténtico juego de ingenio. Esa brevedad, que a primera vista parecía restrictiva, era el desafío que obligaba a comunicar pensamientos, vivencias o información de manera efectiva y resumida.

Pero un día llegó Facebook. Por un tiempo pareció que ambas redes convivirían, ofreciendo cada una aquello que les era específico.

Sin embargo, hace un tiempo empezó a parecer que a Twitter se le dificultaban un poco las cosas, en términos financieros y en crecimiento en cantidad de usuarios. Y ante esto, comenzó a hacer una serie de movidas con el fin de recuperar un terreno que, aparentemente, fue ganando Facebook.

Desde la posibilidad de etiquetar personas en las fotos hasta la posibilidad de reproducir archivos de audio en forma directa desde los tuits, pasando por el lanzamiento de Vine. Y, mucho más recientemente (hace apenas tres meses), dos cosas: una, la posibilidad de incrustar videos de 30 segundos en los tuits (y editarlos antes de difundirlos); dos, el envío de mensajes a grupos cerrados de pocas personas, tal como comentan acá.

Ah, casi me olvido: también se supo, y este mismo mes, que la red social del pajarito permitiría el uso de más caracteres para retuitear, una facilidad que ampliaría la posibilidad de añadir comentarios propios a los tuits que uno quisiera compartir con sus followers.

Hubo un momento en que algunas de estas acciones parecieron tener algún resultado sobre el desempeño de Twitter como red social.

Hoy, se sumó una novedad más. A partir de ahora, para mandarle un DM (mensaje directo) a alguien, ya no es necesario que ese alguien te siga.

Según comentan aquí, esto podría “facilitar la comunicación personal con personas y marcas, en cualquier parte del mundo“.

Podría ser. Pero (y esto ya lo comentamos aquí) el riesgo podría ser una pérdida progresiva de identidad en Twitter. ¿Hasta dónde Twitter no se está transformando en una mala copia de Facebook?

Una pregunta capciosa y provocativa, sí.

Pero me sigue rondando la misma pregunta que me hacía un año atrás al final de este post: “la pregunta del millón, en todo caso, es si Dick Costolo, CEO de Twitter, logrará esa transformación generando cambios que vuelven a la red social del pajarito más parecida a la de un competidor como Facebook, lo que por añadidura está produciendo el descontento de muchos de sus usuarios, en lugar de su adhesión“.

Publicado por Alejandro Marticorena el 18 Febrero, 2015

La vida en las redes sociales y qué pasa con la muerte no es un tema nuevo.

Hace casi un año lo comentábamos aquí en Tendencias Digitales a partir de un post muy interesante. Ese texto nos dio pie para una serie de tres posts muy filosóficos que, a partir de la existencia de una startup (Eterni.me), nos permitió desgranar una serie de pensamientos respecto no sólo de la relación entre nuestra identidad digital en las redes y lo que sucede con la muerte, sino con los “dobles digitales” y la posibilidad de reconstruir un “yo” del fallecido a partir de algoritmos de Inteligencia Artificial (IA).

Recordé aquellos tres posts (“Eterni.me, o cómo volver de la muerte en las redes sociales”, parte Iparte IIparte III) a partir de la noticia, que se supo hace unos días, de que Facebook lanzó una nueva opción por la que podremos elegir un “administrador post-mortem” de nuestra cuenta si fallecemos.

Que, vale aclarar, no tiene nada que ver con algo que ya ofrecían: la “solicitud de cuenta conmemorativa“.

En efecto, según informó la empresa fundada por Mark Zuckerberg, ahora podremos elegir al representante de nuestro legado, quien tendrá el derecho a publicar un último mensaje conmemorativo que estará visible para quien acceda al perfil (por ejemplo, datos sobre el sepelio o un texto que describa o le hubiera gustado al fallecido); cambiar la foto de portada y de perfil de quien murió, y aceptar nuevas solicitudes de amistad.

Eso sí: aclaran que este “legacy contactno podrá acceder a los mensajes que se le envíen en privado al perfil de quien ya no está. Tampoco podrá cambiar detalles de la configuración de la cuenta.

Que las redes sociales en general y Facebook en particular se han transformado en algo vital, qué duda cabe. De hecho, y según comentábamos hace poco, si la red social de los “likes“, los “shares” y los “comments” fuese un país, sería el más poblado del planeta, con sus 1390 millones de usuarios activos.

Una red social muy vital, a qué dudarlo: todos compartimos ahí detalles sobre nuestra vida, pensamientos, sentimientos, opiniones, momentos. Y tan vital que -en forma coherente- se está ocupando de la muerte, que no es más que la contracara de la vida.

Publicado por Alejandro Marticorena el 11 Febrero, 2015

Facebook se ha vuelto un elemento clave en la vida cotidiana de cientos de millones de personas en todo el mundo. Para ser más preciso, de 1.390 millones de personas (“usuarios únicos”: que ingresan al menos una vez al mes, en términos de analíticas web), lo que lo convirtió, según se supo hace un par de semanas, en el “país más poblado de la Tierra”.

En efecto, si la red social de Mark Zuckerberg fuese un país, tendría más habitantes que China e India, quienes quedarían, respectivamente, en segundo y tercer lugar. En este gráfico, del blog The Huffington Post se pueden ver las magnitudes.

Mediante la red social más popular del mundo, muchísima gente expresa sentimientos, emociones, opiniones, publica fotografías y videos que ilustran momentos de sus vidas, y comparte y comenta contenidos publicados por otros.

Y, claro, se relaciona con decenas, cientos o miles de otros usuarios de Facebook, los conozca en persona o no, vivan en la misma ciudad o país, o no.

Y es este poder de conectar personas, inédito en la historia, el que quizás confiere a la red social de la gran “f” parte de su enorme y aplastante éxito. Y el hecho, claro, de que todo lo que hacemos allí sea visible al instante por nuestros contactos, independientemente del punto del globo en el que se ubiquen: el gran poder de Internet.

De esta manera, podríamos graficar el planeta Tierra surcado por millones y millones de líneas que representen la interconexión que se produce todo el tiempo entre los 1.390 millones de “habitantes” del “país Facebook“.

¿Les recuerda esto a la sinapsis? Es decir, la interconexión de neuronas en el cerebro. Bueno: parece que hubo quienes pensaron esto antes, y muy en serio. Y analizaron el comportamiento de las neuronas al interconectarse.

El gran “cerebro” Facebook

En el blog colega ThinkBig hay un post donde desarrollan las conclusiones de un estudio realizado por investigadores del Biozentrum de la Universidad de Basilea.

Según las conclusiones del trabajo dirigido por Thomas Mrsic-Flogel y comentadas en ThinkBig, “aunque las conexiones neuronales más fuertes no son mayoritarias, sí que presentan un gran impacto en el funcionamiento de nuestro cerebro. Algo similar, salvando las diferencias, a lo que ocurre en una red social como Facebook: nos importa la información y los mensajes de las personas más cercanas, mientras que no valoramos tanto lo que conozcamos de los meros conocidos“.

A la pregunta de por qué existe una gran cantidad de conexiones débiles o (siguiendo el hilo de la metáfora) por qué contamos con tantos amigos en Facebook, la respuesta es que “este peculiar ‘cableado’ nos ayudaría a aprender más rápido. Si de repente una conexión se activa, se favorece la plasticidad neuronal. Nuestro cerebro podría así adaptarse apresuradamente a los cambios ambientales“.

Vale la pena leer el post completo. La idea de un universo dentro del otro es muy cara cierto tipo de ciencia ficción y a ciertas teorías de la física. Según ella, los átomos se organizan de igual manera que los sistemas solares y éstos, a su vez, imitan la estructura de las galaxias. Y estas similitudes a escalas diferentes, de hecho, son visibles en la naturaleza: las huellas dejadas por el agua en la desembocaduras de ciertos ríos, vistas desde un avión, son idénticas a las dejadas por la lluvia en la arena cuando el agua se desliza hasta el mar. Es lo que se enmarca en el concepto de “fractal“.

Siguiendo esta línea, nosotros, en tanto usuarios de Facebook vendríamos a ser las neuronas de ese gran cerebro global, funcionando de manera muy parecida… a una red social.

Publicado por Alejandro Marticorena el 10 Febrero, 2015

El acceso a Internet desde dispositivos móviles sigue consolidándose como una tendencia prácticamente imparable.

Hace unos meses informábamos que, según la consultora Carrier & Asociados, un 74% de los usuarios argentinos de smartphones utilizaban estos dispositivos para acceder a Internet (en forma no excluyente, claro).

En aquel post subrayábamos que “algo ‘interesante’, según el informe realizado a nivel nacional entre abril y mayo, ‘es que no se observan diferencias significativas entre los distintos niveles socioeconómicos’. Pero, agrega el estudio casi inmediatamente, sí se observa ‘una marcada variación en función de la edad, siendo el uso del celular para acceder a Internet creciente en la medida en que más jóvenes son los usuarios’”.

Es decir: desde dispositivos móviles acceden mayoritariamente jóvenes, y de estratos socioeconómicos diversos.

A propósito de esto, en octubre pasado publicamos los resultados de una encuesta impulsada por Telefónica acerca de la percepción que tienen de la tecnología móvil los jóvenes argentinos enmarcados en la generación denominada “millenials“: la ven como un motor de transformación de sus vidas.

Ahora se agrega más información. Relacionada con lo geográfico, por una parte, y con el acceso a redes sociales, por la otra.

Liderazgo “argento” en el acceso mobile a la red

Y es que según resultados de un estudio realizado por la consultora eMarketer, y citados aquí, la Argentina mantendrá el liderazgo regional en el uso de redes sociales desde teléfonos móviles, que viene ostentando ininterrumpidamente desde 2013.

Según la información, “en 2015 Argentina liderará en América Latina el uso de redes sociales desde móviles, con un 95 por ciento de penetración, por encima de Brasil, que llegará al 75,5 por ciento“.

Durante 2013 y 2014 nuestro país superó el 90 por ciento de penetración en uso de redes sociales desde teléfonos celulares. Y, según eMarketer, se espera que este año “la cantidad argentinos que accedan a redes sociales desde sus dispositivos móviles sobrepase los 15 millones“, en tanto que “las estimaciones para Brasil indican que unas 64 millones de personas chequearán las redes sociales desde sus celulares, superando los 53 millones alcanzados en 2014“.

El acceso mobile a Facebook

La red social de Mark Zuckerberg, con sus 1300 millones de usuarios a nivel mundial, domina en América Latina en cuanto a uso: el estudio informa que “el 85,1 por ciento de los usuarios móviles ingresará a esta red social al menos una vez al mes durante 2015“.

El análisis también efectuó un corte específico para medir la audiencia en México, Brasil y Argentina: según el estudio, “en estos países la cifra de usuarios móviles que ingresarán a Facebook trepa al 90 por ciento“.

Y completa la información asegurando que “debido a la magnitud de su población, Brasil será el país con mayor número de usuarios totales en Facebook desde celulares, con 57,9 millones de personas, seguido por México con 30,9 millones y Argentina con 14,1 millones“.

El sondeo de eMarketer fue efectuado midiendo la cantidad de usuarios de teléfonos móviles de cualquier edad que hayan accedido a redes sociales al menos una vez al mes, tanto desde su navegador como mediante la aplicación móvil respectiva.

Publicado por Alejandro Marticorena el 13 Enero, 2015

Hace un rato nomás conversábamos con un compañero de trabajo acerca de las nuevas modalidades en el consumo de contenidos que viene imponiendo Facebook a lo largo de los últimos tiempos.

Y en relación con esto, hace pocos días la red social con más miembros activos del planeta divulgó cifras impactantes respecto al consumo de videos dentro de su plataforma.

Según la agencia de noticias Telam, “el número de visualizaciones de videos en Facebook aumentó un 75 por ciento en 2014 a nivel global, con un promedio de mil millones diarios en el segundo semestre, de los cuales el 65 por ciento correspondió a cuentas utilizadas desde dispositivos móviles“.

Según los números de Facebook “la tendencia es más acentuada en Estados Unidos, dónde las visualizaciones se dispararon un 94% en el último año y más del 50% de las personas que usan diariamente Facebook miran por lo menos un video al día“.

La información consigna, además, que “la cantidad de videos publicados (…) por personas y marcas aumentó 3,6 veces en relación al año anterior“, según el director comercial de la red social en América Latina, Sebastián Brea.

Y en relación con esto, la misma nota informa que, según el fabricante de hardware Cisco Systems, “el video móvil se potenciará hasta 14 veces entre el 2013 y 2018, lo que representa un 69 por ciento del tráfico total de datos en plataformas móviles para el final del período considerado“.

Por si todavía hacía falta alguna información o señal que lo que se viene es, definitivamente, el consumo de contenidos desde dispositivos móviles, acá está.

Su masificación, la maduración de las redes, el lanzamiento de smartphones con cada vez mejores calidades en el registro y reproducción de imágenes (fotos y videos), y las mayores velocidades de conectividad que posibilitan subirlas con mayor facilidad y velocidad a redes tales como Facebook (entre otras, claro) explican esta clara tendencia “mobile“.

Será un proceso muy interesante de observar. Y desde Tendencias Digitales iremos informando sus novedades, claro.

Publicado por Alejandro Marticorena el 9 Enero, 2015

Desde que WhatsApp fue comprada por Facebook no para de tener un crecimiento impactante.

Hoy, Jan Koum, su CEO, publicó en su perfil de Facebook algo que, naturalmente, fue noticia en todos lados: WhatsApp superó la marca de los 700 millones de usuarios.

Algunos números de WhatsApp

El texto completo del mensaje está traducido aquí. Pero en síntesis Koum dice que “estamos contentos de compartir que WhatsApp tiene más de 700 millones mensuales usuarios activos“, es decir, usuarios que ingresan al servicio como mínimo una vez al mes.

Más adelante, dio otra cifra que da idea del volumen de actividad del mensajero instantáneo más popular del mundo: “todos los días nuestros usuarios ahora envían más de 30 billones de mensajes“.

Quepa una aclaración: cuando en los Estados Unidos dicen “billones” en realidad se refieren a miles de millones. Entonces, los 700 millones de usuarios de WhatsApp envían 30.000 millones de mensajes por día.

Ahora bien: ¿a cuánto equivale eso? (Seguir leyendo) Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 11 Diciembre, 2014

Hace poco anunciábamos aquí que la Fundación Telefónica e Instagramers Buenos Aires (la comunidad oficial de Instagram en esta ciudad) lanzaban el concurso de fotos móviles #ConexionesArg.

La consigna del concurso era compartir en Instagram fotos que, de alguna manera, expresaran cómo se conecta uno con su ciudad o con personas, momentos, o espacios, y había que utilizar el hashtag #ConexionesArg.

Bueno: la noticia es que, ayer, se inauguró finalmente Ver más

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Septiembre 2015
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Categorías